La efectividad de las doctoras estadounidenes

Aunque a la hora de asistir un chequeo médico cada quien puede tener preferencias en cuanto al género del doctor que va a examinarle, esta escogencia, hasta la presente fecha, ha seguido únicamente criterios subjetivos. Según una investigación publicada en la revista Jama Internal Medicine, las doctoras estadounidenses, en promedio, son mejores que sus colegas masculinos tratando pacientes en hospitales así como manteniendolos saludables a largo plazo.

En efecto, el referido estudio, el cual fue llevado a cabo por investigadores de Harvard, se examinaron muestras aleatorias de más de 1.5 millones de pacientes del programa Medicare, entre inicios del 2011 y finales del 2014; se llegó a la conclusión de que aquellos pacientes que fueron examinados por doctoras tenían menos probabilidades de ser readmitidos o morir dentro de los treinta días siguientes a ser dados de alta del hospital.

Según Ashish Jha, profesora de Harvard, lo anterior se debe al hecho de que las doctoras se inclinan mayormente a usar medicina basada en evidencia así como a seguir directrices clínicas; y que se comunican con los pacientes de una manera que, según estos, es más efectiva, todo lo cual resulta en que estos estén más sanos.

Los resultados de esta investigación llegaron en un momento crucial, pues actualmente los hospitales estadounidenses están siendo presionados en el sentido de hacer que sus pacientes estén más sanos y por un tiempo más prolongado. De hecho, en atención a lo prescrito por la ley Obamacare, en el año 2010 se hicieron una serie de reestructuraciones relacionadas con el pago de los médicos, de modo que se les otorgaren recompensas por lograr buenos resultados de carácter sostenible con sus pacientes y penalizados cuando dichos pacientes fueren readmitidos en los hospitales. Además, hasta la presente fecha ha habido asuntos de desigualdad de género en este asunto pues las doctoras, según se ha demostrado en ciertas investigaciones, suelen recibir pagos menores y tener menos oportunidades de obtener ascensos que los doctores; de modo que con estos hallazgos, es posible que estas profesionales de la salud sean más valoradas por los hospitales.

Sin embargo, estos estudios tomaron en consideración únicamente a pacientes intrahospitalarios del programa Medicare que eran adultos mayores. En cambio, no se analizaron otros factores como la experiencia de cada uno de los profesionales de la salud ni se determinó cuál sería la estadística en cuanto a los médicos cirujanos. Por todo ello, según Mark Friedberg, científico de un grupo de reflexión dentro de una organización denominada RAND Corp, sería un error realizar cambios en las políticas públicas o disuadir a los pacientes para que realicen cambios en cuanto a la escogencia de sus médicos tratantes únicamente con base en estos estudios.